martes, 1 de marzo de 2011

Black Swan

Voy a dedicar la entrada de hoy a una de las películas premiadas en los Oscar, aunque solamente por el papel de su maravillosa actriz principal: Natalie Portman. Se trata del drama psicológico Cisne Negro o, en original, Black Swan, que el pasado fin de semana tuve la gran oportunidad de ver.

El filme explica la historia de Nina, una joven bailarina de ballet que, siempre presionada por su madre, ha dedicado toda su vida a la danza y no aspira a nada más que a la perfección absoluta. Se le abre una gran oportunidad cuando, a pesar de sus escasas deficiencias, es escogida para el papel principal en la obra El lago de los cisnes. Sin duda, desde el principio, Nina es perfecta para el papel del perfecto e impecable cisne blanco de la obra, pero lamentablemente éste se tiene que acabar convirtiendo en el temeroso e impredecible cisne negro, cosa que será un auténtico reto para la protagonista, pues su perfeccionismo le impide soltarse y adpatarse correctamente al papel.
Inicialmente, puede parecer que la película empiece como una obra de baile que sigue la línea del cinemusical que conocemos, pero no obstante acaba convirtiéndose en un drama/tragedia impresionante, en el que el espectador podrá acompañar a la protagonista a través de un viaje para encontrarse con su subconsciente más inexplorado y descubrir sus temores más profundos.
Lo que personalmente me fascinó de Black Swan fue esta historia en paralelo entre la vida personal de la protagonista y su papel en El lago de los cisnes, pues ambas representan en el fondo lo mismo.
No voy a revelar excesivos detalles de la trama, pues según mi punto de vista cada uno tiene que hacerse se propia imagen de la misma... Sólo decir que el papel que hace Natalie Portman es genial, pues muestra de una manera muy clara toda la evolución psicológica que se desarrolla en su interior (cosa que no debe ser nada fácil...).
Cisne Negro es una película que da bastante que pensar, ya que hay muchos detalles implícitos cuya comprensión depende de cada uno. El aspecto psicológico se nota muchísimo en los detalles (como por ejemplo los espejos, pues en cada escena podremos encontrar alguno), así como en los movimientos de cámara (que nos dan la sensación de estar presenciando los hechos en primera persona).
Sin duda recomiendo muchísimo esta película a todos aquellos a quienes les gustan las historias que van un poco más allá y a aquellos que tengan capacidad de ponerse en el lugar de la protagonista.     

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada